Conociéndonos (IX): Lic. Mariela Silvestein

 

Espacio destinado a conocer más en profundidad las personas que integran y colaboran en la ONG Conciencia Solidaria. En esta oportunidad, la Lic. Mariela Silvestein, Socióloga y Terapeuta Floral, Coordinadora de las Campañas Nacionales: Basta Ya, Igualdad y Los Glaciares No Se Tocan; también Coordinadora de Prensa de la regional Buenos Aires de la ONG.

 

 

¿Cómo llegaste a formar parte de la ONG Conciencia Solidaria?

En el año 2008 conocí a la ONG, yo estaba terminando de cursar la carrera en la UBA, y fui a una reunión abierta de Conciencia Solidaria. ¡Me encantó! En esos momentos coordinaba Cristina Martín, y me sorprendió la cantidad de información y la claridad que tenía respecto a lo que estaba pasando en las distintas provincias argentinas, con la megaminería y distintas cuestiones ambientales y de derechos humanos. Me resultó muy bueno ver que la ONG era un grupo coherente y de acción, donde se sabía lo que pasaba y se actuaba en consecuencia para frenar el flagelo.

¿Cuál es tu tarea/rol dentro de la ONG?

Soy parte de la Regional Buenos Aires de Conciencia Solidaria, allí cubro el área de Prensa y participo en las distintas acciones, manifestaciones y reuniones. Tratamos desde el área, de generar la mayor visibilidad posible de las actividades y los temas, a través de los medios, videos, dando y haciendo entrevistas, armando notas, artículos, difundiendo por las redes, y generando lazos interinstitucionales e interpersonales, fundamentales para nuestra lucha, incluso con artistas; que permiten un mayor despliegue de nuestras Campañas y objetivos. En mi caso, también, coordinando las Campañas de Minería y Glaciares e Igualdad, los temas ambientales y de género, son de cotidiana atención en mi vida.

¿En qué estás trabajando actualmente dentro de la ONG?

Actualmente, armamos con Natalia Persig -asistente de Prensa Regional Buenos Aires-, un Newsletter mensual, que sintetiza las acciones más importantes del mes de la ONG, ya sean actividades, manifestaciones, entrevistas, etc. Por otra parte, atendemos nosotros, entrevistas en distintos programas radiales de la ONG y radios de distintas provincias, que se van conectando para consultarnos, sobre todo por la realidad socioambiental actual y de derechos humanos. Siempre trato de estar atenta a las novedades, a las noticias. Muchas veces en las entrevistas, apunto a la importancia de los movimientos sociales activos y vitales, para logar la unión necesaria y estratégica, que puede marcar una trasformación en las consciencias y los hechos. Solidariamente, difundimos, creamos, pensamos y actuamos, en consecuencia, a sentimientos altruistas de amor a nuestra humanidad y nuestra Tierra; somos todos Iguales y con los mismos Derechos.

 

¿Cómo ves la situación actual del planeta?

El Planeta está pasando por una crisis global, muy grave, terminal. Veo poca responsabilidad y seriedad, por parte de los gobiernos, en la gestión del deterioro ambiental, que, por cierto, ellos generan, en complicidad con las corporaciones, la justicia y los medios.  El cambio climático, la pobreza, la devastación, la discriminación, la represión y la vulneración de una vastedad de derechos ganados, habla de lo mal que estamos. Pero a su vez, hay una fuertísima resistencia social, que puede emerger desde la crisis, como potencia generadora de cambios, si realmente se sostiene en coherencia y acción. Para eso es fundamental articularnos, y ser fieles a nuestra propia voz. No dormirnos en los laureles y avanzar en la construcción de la sostenibilidad y de lazos sociales, saludables y ecológicos. Donde prima la ternura y la valentía. Es importante conocerse y ser uno mismo.

¿Qué te gustaría hacer para mejorar la situación del planeta?

Seguir trabajando por la Vida en la ONG, con mis compañeras y compañeros, a quienes tanto quiero y respeto. De cada uno de ellos aprendo algo, y en la sinergia, nos sostenemos hace ya más de diez años, abiertos a todos aquellos y aquellas, que llegan para compartir con nosotres.  

 


Natalia Persig

Asistente del Área Prensa

+54 911 3265 3592

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


 

Volver a Conociéndonos

Volver a Prensa

Volver a Inicio

 

"¡Marcelo, valió la pena tanta lucha!".

Homenaje a Osvaldo Bayer: Entrevista al Lic. Marcelo Valko

 

Créditos por la foto: El cordillerano

 

El Lic. Marcelo Valko, es psicólogo, investigador en temas que tienen que ver con los con los derechos humanos de los pueblos originarios, también escribió sobre Osvaldo Bayer para la editorial Sudestada, un trabajo que, seguramente, disfrutaste mucho, y el honor de haberlo biografiado, ¿cómo fue esa experiencia?

 

-En verdad, es todo diferente, porque Osvaldo escribió cuatro prólogos a libros míos, también compartimos muchos viajes juntos, lo acompañé a dar conferencias, etc. Vivíamos a tres cuadras en el barrio de Belgrano, Buenos Aires, de pronto él que era muy madrugador, y yo la verdad que también, a las 6 de la mañana me llamaba me decía: "Marcelo, ¿no viene a desayunar conmigo?". O a veces me llamaba, no de madrugada, me decía: "me ayuda a bajar una botella". Y después él venía muchas veces a comer a mi casa. 

 

-Una relación muy personal tenías con Osvaldo.

 

-Sí, sí, yo nunca me atreví a tutearlo, aunque él siempre me retaba. La última vez que él me recriminó por eso, me dijo: "bueno, entonces nos trataremos de usted hasta el último día". Y así fue. En un homenaje a Osvaldo, que estaba Herman Schiller, que es un periodista tan sagaz, Herman Schiller dijo: Nació a tal hora, que es muy precisa, escribió, filmó, hizo tal guion. Por eso pensé no tiene sentido que después diga más o menos lo mismo, por lo cual decidí, voy a contar anécdotas. Porque de pronto lo miraba a él tan serio, como tan alemán, y Roca y la Patagonia, pero era una persona tan divertida, yo lloré tanto de risa con él. Entonces empecé a contar anécdotas, la gente se ría tanto, y él me miraba con una cara, después la gente de Sudestada me dijo: “¿Por qué no lo escribís?”. Yo dije: “No, ¿cómo voy a escribir eso?” Luego, me quedó zumbando en la cabeza, de los viajes y charlas, yo escribía algo para mí, a veces, en papeles del hotel, escribía algunas respuestas que él me había dado, algunas situaciones, y eso yo me lo guardé para mí. Cuando me propusieron esto, fui y busqué en esa carpeta que no tenía fecha, ni nada, y entonces me di cuenta de que ese material podía ser un libro, antes lo hablé con él, y él me dijo: "Marcelo, ¿tenés tanto material para un libro?", yo le dije: "la verdad que sí". Entonces él me dijo: "bueno, métale, pero ojo con lo que pone". Y es verdad, algunas cosas no están, o nunca van a ser publicadas. Cuando terminé el manuscrito, por supuesto se lo di, él lo miró, y dijo: "dale, dale, vamos con el libro". Y ahí se los di a los chicos de la editorial Sudestada, y salió el anecdotario. Fue como una cosa diferente, no fue como otro de los libros míos, que escribo como “Pedagogía de la desmemoria”, u otro sobre genocidio, yo ya había hecho uno que es el “Desmonumentar a Roca”, que es poner en limpio todo lo que él se había propuesto con eso, y las ciudades donde se había bajado, donde estaba pendiente, este libro, Osvaldo lo prologó. Pero este libro es distinto, porque el otro era como uno se había propuesto hacer tal libro, en cambio este fue, con todas esas hojas sueltas, bueno yo la verdad tengo buena memoria. Y entonces armé esos episodios con ese esqueleto que tenía y de todos esos viajes, de esas frases de él. Y salió el anecdotario, que le gustó a tanta gente, que ahora estos días que sucedió el fallecimiento del maestro, tanta gente me ha contado que se puso a leerlo, otros a releerlo en la madrugada. Y me mandaban las imágenes del tal capítulo de ese libro, con un vaso de whisky o de cerveza, porque Osvaldo amaba la vida, brindábamos por el aire.

 

-Cualquier cosa era buena para brindar.

 

-Todo era un buen motivo para brindar.

 

-Marcelo, ¿cuál es la anécdota que recordás con más afecto? La que quieras contar, una anécdota con Osvaldo que nos quieras contar.

 

-Por ejemplo, una vez habíamos ido a Vedia, a bajar unas chapas de Roca, y él estaba hecho bolsa, porque por más que nos buscaban en auto, él tenía las piernas muy hinchadas, entonces yo le había pedido a la gente de Cultura que a él la habitación se la den en planta baja, porque, a veces, en unos hoteles de pueblito no hay ascensor, entonces yo lo ayudé a que se acueste, le puse almohadones abajo de las piernas para que las tenga más levantadas, y él siempre tan bueno, decía: “No, Marcelo, no se moleste". Luego salí, y apareció un hombre de Cultura con un paquete y me dijo: "Esto es para ustedes”, y que nos venían a buscar al mediodía para comer con los Concejales, antes del acto de bajar a Roca. Entonces, antes de las doce voy a la habitación, Osvaldo sigue tirado ahí, en la cama, hecho bolsa, y yo le digo: "Osvaldo, mire lo que nos han regalado". Y era una bolsa de papel madera, la abro y saco una caja de ´C***** R***´, etiqueta negra. Los ojos celestes de Osvaldo brillaron con intensidad terrible, se incorporó un poco en la cama y me dijo: "¡Marcelo, valió la pena tanta lucha!".

 

-Ahí tuvo un pequeño premio, un momento de relax.

 

Toda la lucha de él la sintetizaba en ese momento, como diciendo: "¡éste es un buen premio!". Una persona así, una persona simple, sencilla, de buen corazón, inteligente. Te cuento otra, habíamos ido a otra ciudad y él en ese momento estaba con problemas en los dientes, y entonces nos llevaron a un restaurant y estaba el Intendente. Nosotros dos estábamos sentados al lado, y él había pedido ñoquis, en un momento aparece el Intendente hacia el final de la comida, y dice: “¿Qué tal, don Osvaldo? ¿Le gustó la comida?”. Y en el plato tenía más de la mitad, pero Osvlado lo mira y le dice: "Son los ñoquis más ricos que probé en mi vida". El tipo se pone contento y se va. Nosotros nos olvidamos del tipo. Luego, al encaramos el helado, aparece de vuelta el intendente con la cocinera del lugar. La cocinera se estaba secando las manos en un delantal medio manchado, una señora gordita, petisa, y el intendente dice: “Ésta es la cocinera”. Y nosotros nos habíamos olvidado de los ñoquis, pero entonces, Osvaldo la mira y le dice: "Señora, son los ñoquis más ricos que comí en mi vida". Y la señora se lleva las manos así, al corazón, porque se da cuenta que era un tipo importante, porque si estaba el Intendente y la fue a buscar en un pueblito, ¿te imaginás? No sabría quién era, quizás pensaría que es el dueño de la aspirina o qué se yo, y la señora dice: "Gracias, gracias”. Y se va. Osvaldo se puso a comer su bombón escocés, y lo vi en esa grandeza, porque no es que hay que ser inteligente y buen investigador, sino hay que tener buen corazón.

Por ejemplo, Martínez de Hoz y Cavallo, que destruyeron el aparato productivo del país, no se le puede negar que son gente inteligente, porque eso no lo hace un idiota, en cambio Osvaldo, tenía buen corazón, cuando yo estaba en la casa y le tocaba el timbre alguien que le traía, por ejemplo, lo que esa persona autodenominaba cuadro. Me acuerdo uno que había dibujado a Roca cayendo del caballo y gente estirando con una soga la estatua, era terrible, desproporcionado, mal, un colorinche terrible, y Osvaldo lo hizo entrar y le dijo que era ¡magnífico! ¡maravilloso! y que ya le encontraba un lugar a dónde ponerlo, y lo puso.

¡Y yo conozco a tantos progresistas y revolucionarios en castellenizados en no sacar los pies del plato! y de pronto se fastidian con la gente, y él no, nunca. Entonces, yo con él aprendí tantas cosas, por ejemplo cuando dábamos las charlas, yo hablaba del malón de la Paz y él hablaba de Roca, y me acuerdo una vez, que terminaba la charla, los organizadores dicen: “Vengan al Centro Cultural que tenemos todo organizado para la cena”. Cuando llegamos, nada había, nada. Y nosotros estábamos sentados en la mesa y los escuchábamos que ellos discutían, como recriminándose. Y en eso, Osvaldo dice: "Aquí con Marcelo, hemos venido, hemos hablado, hemos cumplido, y tenemos el garguero seco". Hubo corridas, y en eso, empezaron a aparecer botellas, decenas de empanadas. Y él ahí dijo: “¡Esto es otra cosa!”. Ese, era el momento en que él contaba anécdotas de su amigo Soriano. Yo tuve la oportunidad, también, de conocer a su hermano Franz, que era justamente lo opuesto, ideológicamente, a él. Osvaldo me decía: “¿Cómo de una misma mamá nacieron dos hijos así, tan diferentes?”.

 

-Y, suele suceder.

 

-Pero, ¡no sabés cómo se querían esos hermanos!

 

-A pesar de todo, eran hermanos.

 

-Yo compartí almuerzos con ellos, donde los dos se insultaban, por ejemplo, el hermano me decía a mí, “¿Cómo puede ser amigo de este pelotudo que se ocupa de los indios?” Y Bayer me decía: "No le preste atención que este, ¡está más loco! ¡Es un facho!”. Comían y brindaban, y bajaban otra botella, me decían, “¡No se vaya, Marcelo, no se vaya!”.

Tenían como un ritual, hasta que murió Franz, que murió hace unos años, todos los sábados a las once, ellos almorzaban, porque los dos se levantaban tempranísimo y las once ya eran como las dos de la tarde para ellos. Yo compartí alguno de esos almuerzos, y lloraba de risa, ellos me hacían cómplice de esa cosa, de hermanos combatientes. 

Y bueno, la muerte es definitiva, eso es así, sin embargo, él tuvo una vida plena, hizo un montón de cosas, jamás fue un panqueque, nunca fue un ´saltimbankin intelectual´, siempre se mantuvo fiel a sus ideas.

Yo, particularmente, lo voy a extrañar muchísimo, y todas las personas, tanta gente en Facebook que puso fotos, y como él encima dio charlas, tantas charlas en tantos lugares del país, hay tanta gente que tiene fotos y libros firmados, o un recuerdo de cuando fue a Pergamino, o cuando fue a Mina Clavero. Y toda la gente lo va a extrañar, pero en mi caso, yo voy a seguir siempre pensando, más allá que están los silos y todo eso que todo el mundo sabe, yo en mi casa voy a seguir como dialogando con él, como diciendo “¿Qué opinaría de esto él, qué diría o qué pensaría de esto?”. O por ejemplo, él siempre me alentó, desde la primera vez que yo le pedí un prólogo, ¡hace ya tantos años! Para el libro del Malón de la Paz, y después, hizo prólogo a la ´Pedagogía de la desmemoria´, este libro va por la cuarta edición, en el momento que todavía estaba Abril, su esposa, que estaba viva, estaba acá, en Argentina, me acuerdo que cuando salió una nueva edición él me dijo: "¿Qué hace el miércoles a las diecinueve?” Y yo le dije: "No sé", y me contestó: "Bueno, a las diecinueve, véngase a mi casa". Y fui, y habían comprado tres champagne, la señora había hecho un montón de empanaditas, para celebrar la salida de la nueva edición de ´Pedagogía de la desmemoria´. Él fue muy bueno conmigo, fue muy generoso.

El 24, a eso de las doce del mediodía, llega la noticia, yo me quedé... Por más que era ya previsible, y él ya tantas veces había hablado de eso. Él decía cuando ya está, ya está. Pero bueno, así como todos se quedaron, yo también me quedé, mi nena de 13 años, me abrazo, y yo estaba todavía cómo... ¡Qué sé yo!

Después me empezaron a llamar radios, me pidieron notas, y yo no estaba para escribir nada. Luego, al otro día, sí, ahora van a sacar un suplemento “Radar” de Página/12, que escribí algo. En mi caso particular, tuve un gran privilegio de ver el detrás de escena, y conocer ese otro Bayer que no era ese personaje público, conocer ese aspecto íntimo, por eso el anecdotario. Después, me volvieron a escribir de este suplemento de Bayer para chicos que sacamos con Sudestada. A él le gustó como lo habían dibujado, en particular un dibujo de Julio Ibarra, que es el dibujante que lo dibuja, con Soriano, su gran amigo, Osvaldo me dijo: "¡Ay, Marcelo! ¡Qué honor que me hizo!". Claro, porque él lo dijo porque en esta colección salen Belgrano, San Martín, Cortázar, Tosco. ¡Y, pero si no estaba él, no es colección!

Siento una infinita tristeza, pero una tristeza alegre, porque yo me pongo a recordar cosas de él, me puse también a leer como si fuera un lector algunas anécdotas. Así es la Vida, así es la muerte. Así también están los recuerdos y la memoria, que eso es la gente que vive con uno, la gente muy querida que uno nunca va a dejar de lado, ni olvidar, y que uno siempre va a querer. Él tenía mucho sentido del humor, porque la casa de él era un cambalache, que tiene la palangana arriba del diploma honoris causa, todas cosas así, todo un cambalache de hojas y de papeles, que nunca encontraba nada. Soriano, que ya murió hace más de 20 años, le dijo una vez: “¡Esto es un tugurio!”. Cuando se fue Soriano, él agarró y se fue a un filetero, para que le haga un cartel: “El Tugurio”. Y cuando volvió Soriano, se quedó paralizado en la puerta, viendo el cartel, cuando Osvaldo le abre, Soriano le dice: "¿Vos sos tan alemán que no entendés un chiste?" Y él dijo: "Ya queda para siempre, El Tugurio".

 

-Y lo va a seguir siendo, seguir siendo El Tugurio.

 

-Y, sí.

 

-Marcelo, enorme agradecimiento, te robamos casi veintisiete minutos para recordar junto a vos, algunas de las anécdotas que tenés con el maestro, te agradecemos muchísimo, porque la verdad que fue bellísimo este breve intercambio que tuvimos con vos, y donde te aprovechamos para que puedas contarnos todo lo que nos contaste, a nosotros y a los oyentes, y quienes después van a escuchar grabado esto. Nuestro agradecimiento y nuestro recuerdo para con el maestro.

 

¿Querés escuchar esta entrevista en Ivoox?

 


Caperucita Soja y el Oro Feroz”: un cuento casi sin árboles

Programa radial que aborda problemáticas referidas a Derechos Humanos y Medio Ambiente. Entrevistas e informaciones sobre los acontecimientos que afronta la situación actual de nuestro planeta ofreciéndose soluciones viables para mejorar esta realidad.
Una Radio Muchas VocesFM 98.1, desde Capilla del Monte, Córdoba.

Viernes, 16hs.

Ivoox

 


Volver a Prensa

Volver a Inicio

"El Poder de la Unión es una gran herramienta".

Conociéndonos (VIII): Carlos "Akénawak" Ron

 

Espacio destinado a conocer más en profundidad las personas que integran y colaboran en la ONG Conciencia Solidaria. En esta oportunidad, Carlos "Akénawak" Ron, Conductor de La Semilla Rebelde, y columnista en Las Alas de la Conciencia, programas radiales de la Regional Córdoba de la ONG.

 

 

¿Cómo llegaste a formar parte de la ONG Conciencia Solidaria?

En el año 2007 conocí a algunos compañeros actuales de la ONG, que me comentaron sobre la situación que en el norte cordobés se podría llegar a instalar la explotación megaminera, con uso de tóxicos, más precisamente la de extracción del metalífero uranio, mucho más contaminante que la aurífera y la del cobre. A parte de comentarme de la situación, me informaron que había sido creada Conciencia Solidaria, asamblea de vecinos autoconvocados, para difundir y ayudar a parar el ingreso de las megamineras. Y también, me invitaron a participar. Cuando recibí la invitación, ni lo dudé. Fue espontánea mi aceptación. Hoy, ya hace un poco más de 10 años, que formo parte de esta organización y diariamente voy renovando mi compromiso, para Defender la Vida y el Planeta.

¿Cuál es tu tarea/rol dentro de la ONG?

Soy parte de la Regional Córdoba de Conciencia Solidaria, participo de las actividades que me convoquen, para colaborar con el propósito de la ONG, que es custodiar el medio ambiente y hacer que se respeten los Derechos Humanos.

¿En qué estas trabajando actualmente dentro de la ONG?

Actualmente, hago una columna sobre Pueblos Originarios en el programa radial Las Alas de la Conciencia, que se emite todos los lunes de 17 a 18hs, por FM 98.1 Una Radio Muchas Voces de Capilla del Monte, Córdoba. Colaboramos con la difusión de la lucha de estos pueblos por la defensa y la recuperación de sus tierras. Aquella “campaña del desierto, que se llevó a cabo entre 1878 y 1885”, se extiende hasta la actualidad, cuyo objetivo es cometer el exterminio de culturas para apoderarse de las tierras, para su posterior explotación. Detrás de esto están la megaminería, los agronegocios, el fracking, etc.

También, soy conductor del programa radial La Semilla Rebelde, que se emite todos los lunes de 18 a 19hs, también por Una Radio Muchas Voces. El eje central del programa es difundir el flagelo al planeta de los agronegocios, que están hace más de 20 años en la Argentina y que representan la destrucción del monte nativo, los bosques, las selvas, etc. Por ende, la destrucción de la biodiversidad. Provoca la desaparición de la vida campesina, de las economías regionales y ocasiona graves daños a la salud por las fumigaciones con agrotóxicos.

Existen alternativas eficientes como la agroecología o la agricultura orgánica, libre de transgénicos y agrotóxicos, que no dañan los ecosistemas ni deterioran la vida en general. Hay mucha gente que ya se dio cuenta que esto es realmente lo válido, lo genuino. Y hay que seguir trabajando para concientizar.

En cada programa, intentamos hacer lo mejor para difundir esta problemática que nos compete a todos. Realizamos entrevistas y también hacemos bloques humorísticos.

¿Cómo ves la situación actual del planeta?

Veo como el deterioro ambiental en el planeta se va acrecentando con el pasar de los años. El cambio climático, tan negado por el actual presidente de los EE.UU., es una realidad que nos abarca a todos. En esta cuestión, puntualmente, todos tenemos un grado de responsabilidad. No sólo, por ejemplo, las mega-industrias extractivas son las ejecutoras de la destrucción de la biodiversidad. Existe la responsabilidad también por el grueso de la humanidad, que con su accionar también se han vuelto cómplice del saqueo, la contaminación y la corrupción. Complicidad que se ve reflejada en el megaconsumo. Las multinacionales y los consumidores hipnóticos alimentan la actual situación del planeta, en la cual hay cuestiones que no se pueden frenar y que pudieron evitarse. Y hay otras que todavía podemos custodiar y que es lo poco que queda.

La actual situación del planeta es algo con lo que nos tenemos que enfrentar día a día, y que como saldo, nos deja un gran aprendizaje para tomar el rumbo correcto que armonice con la Vida del Planeta.

¿Qué te gustaría hacer para mejorar la situación del planeta?

Me parece necesario día a día renovar el compromiso con la Defensa de la Vida. Todos los días y momento a momento podemos hacer algo para mejorar la situación del planeta. Cada uno, desde donde pueda y como pueda, creo que podrá encontrar los medios para ejecutarlo.

Nuestra actitud es importante. Si nos sumamos, si nos unimos: sinérgicamente algo podremos hacer en faz de mejorar la situación del planeta. El Poder de la Unión es una gran herramienta.

 

 


Natalia Persig

Asistente del Área Prensa

+54 911 3265 3592

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


 

Volver a Conociéndonos

Volver a Prensa

Volver a Inicio

Todo lo ambiental tiene dos caras: la calle, lo administrativo, en un ministerio, en el congreso; y lo legal. No hay que abandonar ninguno de los frentes

Entrevista a la Dra. Nora Giménez, Asesora legal de la ONG Conciencia Solidaria, desde el programa radial la “Semilla Rebelde”

 

 

Conciencia Solidaria ONG se presentó como querellante en la causa Atanor, en los juzgados de San Nicolás de los Arroyos, provincia de Buenos Aires. Estamos acá en la línea con la Dra. Nora Giménez, nuestra Asesora legal.

-Buenas tardes, Dra. Giménez, ¿cómo está? 

-Hola, saludos a todos, a la audiencia, y a todo el grupo que esta ahí haciendo el aguante.

-Informamos a todos que Nora, estamos en comunicación directa con ella desde la provincia de Chaco. Contanos, Nora, sobre el tema de los agrotóxicos que dañan nuestro clima, nuestros suelos, que ahora Conciencia Solidaria se ha presentado como querellante en la causa Atanor por el tema de los agrotóxicos en San Nicolás de los Arroyos.

-En realidad nosotros acudimos a San Nicolás ante el pedido de una organización, una ONG, que nos contactó y que se constituyó en defensa del Paraná, de eso hay varias en San Nicolás, porque es una zona industrial, y la comunidad estaba y estuvo siempre muy preocupada porque las grandes empresas vienen contaminando la zona del Paraná. Nosotros acudimos a este pedido, nos llamaron para ver si podíamos asesorarlos legalmente porque habían tenido algunos inconvenientes con los abogados del lugar, en su momento, estoy hablando de hace dos años atrás. En realidad, hablo de tres causas: Motomel, Carboquímica y Atanor.

Carboquímica, ya hace dos años que nos presentamos como querellantes, y el expediente está parado porque lo pidió la Corte,  es conveniente que les aclare que nosotros al intervenir como querellantes estamos accediendo a un juzgado Federal del fuero penal, o sea nos metemos en un juicio penal, en que unos vecinos, tanto en Carboquímica como en Atanor, hicieron la denuncia de contaminación. Carboquímica es una sociedad del Estado, que producía elementos para empresas del Estado Nacional que contaminaban, eran productos donde los residuos los enterraban en el suelo. Atanor, era quien tenía esos productos después de hacer todo el proceso industrial que era muy complicado, porque son empresas que alimentaban grandes fábricas también como Ascindar, por ejemplo, y de todo el proceso iba al Paraná. En Carboquímica, la Corte pidió el expediente, porque también se presentaron en el fuero civil a través de una acción de amparo, entonces la Corte pidió, hace ya más un año, el expediente. En estos momentos, cuando nosotros volvimos para presentar la querella, nos dijeron que se habían comunicado con la Corte, y que ésta había devuelto el expediente, hacía un año que lo tenía y recién ahora decidieron sacar fotocopia, que el juez la certifique y que siga en la causa penal. En la causa Atanor, recién nos presentamos ahora, a pesar de que insistimos desde el 2016, cuando fuimos por primera vez a San Nicolás, porque también estaba en la Corte, y tenían el mismo proceso por cuestiones de competencia. San Nicolás es una comunidad muy tradicional, muy chica y que todos se conocen, y los abogados, el grupo de abogados, del colegio de abogados de San Nicolás, tienen mucho miedo de actuar en estas cuestiones ambientales porque están conectados con todos los poderes, especialmente con el Municipal, no de ahora, sino de hace mucho tiempo.

 Atanor es una empresa que fabrica agrotóxicos, por más que se le quiera decir que es agroquímicos, toda la línea de venenos siempre la fabrico Atanor, y la primera denuncia que se hizo fue en el año 1995, por vecinos del barrio Química y del barrio Gral. Belgrano. Esas denuncias fueron en 1995, no tuvieron ningún eco, y se le archivo en su momento. Pero después, en el 2009, hubo un escape del gas que producen las máquinas que procesan este tipo de agrotóxicos, era un gas amarillo, entonces los vecinos se autoconvocaron, e hicieron una denuncia formal, siempre a través de las ONG's que nos convocaron a Conciencia Solidaria y personalmente para el asesoramiento legal para hacer este tipo de querella, en realidad el fiscal [Gustavo] Gómez había hecho la conexión, y ellos nos llamaron por eso. En esta oportunidad cuando fuimos a ver el tema de Carboquímica, lo estudiamos y lo presentamos, pedimos en reiteradas oportunidades la causa Atanor pero estaba para resolver la Cámara de Casación el tema de la competencia, una vez que se definió que la competencia, que era de la justicia federal hubo una cuestión que iría para largo si les comentara, entre las cuestiones de los fiscales sobre como se manejan en esa comunidad, el miedo que tienen los abogados de hacer denuncias, las llamadas por teléfono o a los teléfonos de los abogados, tienen un sistema de presión muy especial, y cuando vuelve la causa, esta ONG de ´Protección al Paraná´, quien esta cargo, uno de los representantes es Walter Ibarra, que en realidad ahora crearon un grupo de ONG´s, como una confederación que la última vez que estuvimos para presentar la querella, hicimos una reunión muy beneficiosa, se está trabajando mucho. La cuestión en sí de la querella es que hay pruebas más que suficientes que para acreditar que Atanor contamina, y no sólo que contamina sino que enferma, los vecinos del barrio Química que habían hecho la primera denuncia en el 1995, y hay una lista en el expediente con el porcentaje de muertes que ocasionan los agrotóxicos es impresionante.

-Sí, es increíble la contaminación que hay con los agrotóxicos

-Sí, nosotros cuando hicimos el análisis con Carlos Diacomeri, que es un Licenciado en Gestión Ambiental, era impresionante de un barrio de cien familias, veinte estaban con problemas de salud, problemas respiratorios, con cáncer de pulmón, con problemas de piel, te estoy hablando del año 1995, en las inspecciones que se hicieron hay una cantidad de pruebas, que la verdad que da una impotencia que ningún juez todavía se haya pronunciado o procesado algunos directivos de la empresa. Lo último que sabemos, que por eso ofrecimos ese tipo de pruebas, Atanor, como muchas empresas del Estado, está vendiendo acciones para poder sacarse de encima la responsabilidad de probarles la falta, lo mismo está pasando con Dioxitex, que es otro tema. Atanor tiene ya otra denominación, está formando otro directorio, y son otros los responsables, eso no quita, todo lo que se hizo con anterioridad, nosotros presentamos la querella el 26 de octubre del 2018, y esta ONG que nosotros patrocinamos lo hizo diez días antes. Sin embargo, todavía no se había dictado ningún auto respecto a la primera querella, la escusa es que el expediente lo tenía que ser la fiscal, y esa es otra de las maniobras que tiene la justicia federal en San Nicolás, porque en la justicia penal el fiscal investiga, y el juez, o sea la investigación preliminar la hace el fiscal, y el juez es el que delega las medidas que tiene que tomar.

Nosotros sacamos fotocopia y lo trajimos para estudiar y analizar, entre marzo del 2018 hasta el día que le mandamos la primer querella de Alto Paraná, de Protección del Paraná, y la presentaron, y cuando fuimos nosotros la Fiscal no había tomado medidas en 10 meses, no había tomado ninguna medida de investigación o de instrucción, o sea mover el expediente, ese es el valor que tiene la querella, porque tanto Protección al Paraná y Conciencia Solidaria proponen pruebas, hasta ahora, hasta el 26 de octubre todavía no contestó nada el juez con respecto  nuestra querella.

Estos son juicios muy largos, porque la Justicia Federal no actúa, actuaría otro tipo de intereses y otros tipos de intereses son las concesiones que les dan a éstas grandes empresas, más que nada en San Nicolás. En Carboquímica, nosotros pedimos el procesamiento dos veces fáciles, en ninguna nos aceptaron, les dan el tiempo necesario para que cambien el directorio, para que sigan haciendo negocios políticos con la gente. Pero nos consta porque las pocas veces que tenemos acceso a hablar con algún abogado de ahí nadie se quiere meter en el tema ambiental.

-Claro, pasa que también las evidencias de la contaminación del Paraná, por ejemplo, que es de donde desembocan todas éstas empresas, ya es evidenciada a nivel internacional, la contaminación que hay en el Paraná, por ej.: hay un estudio de la revista internacional, que fue reproducido por el periodista Patricio Eleisegui, donde los investigadores reportaron la presencia de pesticidas a un nivel peligroso en la vida acuática de todos los cursos del río Paraguay y Paraná,  y por ej., se han encontrado: sipermetrina, clorpirifos, y endosulfan, en los peces, los anfibios, y bueno todo eso es neurotóxico en las personas, causa daño neurológico, problemas en el embarazo.

-Nosotros tenemos que pensar que acá en el Chaco está contaminado el Paraná, o sea imagínense toda la extensión hasta desembocar, San Nicolás está casi en el lugar de la desembocadura, o sea como es el arrastre de los agrotóxicos. No vamos a comparar el tema industrial acá en el Chaco, pero tenemos empresas de taninos, y tenemos parques industriales en la localidad de Tirol, Fontana, que a través de riachos que desembocan en el Paraná está contaminado, y también por estudios hechos en la universidad de La Plata, con gente que está trabajando hace mucho acá bioquímicos que trabajan con la mesa ambiental de la que Conciencia Solidaria participa, tenemos reuniones casi semanales con profesionales por el tema de la contaminación del Paraná, que es gravísimo en esta zona. Por un lado, a través del agua, pero también el tema de agrotóxicos, que es lo que fabrica Atanor y que se le aplica a los cultivos y a todo lo demás, o sea es la tierra y el agua. Y en el caso de San Nicolás es el aire, es una empresa que cuando hay pérdida en alguna de las maquinarias perjudica a todos los barrios cercanos y de eso se forman nubes, y eso está acreditado en el expediente los problemas que tiene Atanor por estar casi en el centro de la ciudad.

-Es un problema gravísimo, integral

-Es un problema gravísimo y de urgente solución. Esos son los tiempos que tiene la justicia federal, que en caso de Carboquímica que es enterramiento y desemboca directamente en el Paraná, y en el caso de Atanor, también es el tema de los gases y del humo que larga su máquina, todavía no tenemos ninguna resolución, pero lo grave de Atanor, es que en el año 1995 se hizo la primera denuncia.

-Año 1995, estamos en el 2018, ¿qué me contás? ¡Qué bárbaro!

-Todavía, ¡imagínense la contaminación que deben tener con todo lo que hicieron! Hoy en día todo el mundo sabe que la Argentina es el país que más cantidad de agrotóxico usa por cada hectárea, increíble lo que usaron con la soja transgénica y no les rinde sino usan cada vez más cantidad del mismo veneno, porque ya son inmunes. En el Chaco, la verdad que es de terror, fumigan cerca de las comunidades escolares, cerca de lugares muy específicos, por ej.: en la zona de Charata, ocurrió una epidemia de dengue, ahora hay otra epidemia que está ahí nomás, es porque  es una de las ciudades "más ricas" porque es donde más de planta soja, se cortó la cadena de los sapos que comían a mosquitos, o sea  que la propia naturaleza se autoregulaba con respecto a los insectos más que nada y la epidemia de dengue en Charata fue de terror. Todavía siguen con la soja, pero obviamente con más necesidad de agroquímicos para el que tiene la misma semilla, el que tiene la misma semilla cada vez tiene más cantidad de veneno, porque ya son inmunes determinados yuyos, como le dicen acá.

-Claro, mal de males, empieza el mal y se alimenta con más mal, porque cada vez hace más estragos.

-Sí, más estragos. Así que estamos esperando que nos contesten y que nos informen quiénes son las personas que están a cargo del nuevo directorio de Atanor, y las vamos a seguir, como te decía estamos siguiendo Dioxitex ahora. Fomea, que es una ONG, también de San Nicolás, por publicaciones que hicieron llegó a la Corte Interamericana justamente porque no acatan las órdenes de sentencia civiles, yo recibí hace poco el comunicado de que hicieron la presentación en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por el tema Atanor.

Para cerrar, Conciencia Solidaria está en varias provincias haciendo querellas, tenemos también la de Tucumán, y terminamos de presentar un recurso extraordinario ante la Corte en la causa de Dioxitek, que tiene que ver con la procesadora de uranio que ya está instalada en Formosa

-Sí, estamos difundiendo en las redes sociales de la ONG, en todos los medios de comunicación que podemos, para que se entere la gente de esta cuestión de las otras querellas que participamos.

-Vamos presentándonos en cada cuestión ambiental, según la forma en que las leyes nos permiten hacerlo, no en todo hacemos querella. Generalmente, las cuestiones ambientales tienen un comienzo, mucha efervescencia con manifestaciones de público vecino, mucha fuerza en defender el tema ambiental y después es como que se calma, hay una cuestión como de meseta, esto tiene que ver con las cuestiones judiciales, como planchan los expedientes, la gente se cansa, porque no te olvides que seguir una causa judicial en juzgado federales lleva mucho tiempo y muchos viajes, mucha presencia y control que tiene que ver con la causa, entonces juegan las empresas con esto, con el tiempo y con que la gente se olvide y que también las ONG´s tengan lo urgente, no haga que uno siga lo importante

-Seguro, juegan al famoso juego del desgaste ¿no?

-Es el desgaste totalmente, y muchas ONG´s intervinieron por ejemplo en Formosa con el tema de Dioxitek, y que lucharon muchísimo en todo el tiempo de las audiencias públicas, entre Paraguay por toda la afectación que iba a ser en la zona, hicieron amparos, le rechazaron, fueron a la Corte y los desgastaron. En este momento, somos los únicos que estamos tratando de sostenernos, viste como esas viñetas de que uno está colgado como por hilos de araña y que vos tiras abajo y no sabes si te caes, bueno más o menos eso.

-Estamos ahí en la lucha

-Sí, en la lucha

-Está bueno seguir en la lucha, y ahí estar firmes. Dra. Nora Giménez ya se nos termina el horario de programa, estuvo buenísimo porque nos informaste de todo a todos, de cómo vamos trabajando seriamente desde la ONG en estas causas, en esta lucha, que no solo va desde el terreno de a pie, sino que también va desde lo jurídico, desde lo legal, donde Conciencia Solidaria ONG, también está presente en la lucha desde ese frente. Mil gracias por ser nuestra Asesora legal, y nuestra compañera porque es importante.

-Es lo que yo siempre les digo, yo soy integrante de Conciencia Solidaria ONG, y mi servicio es desde lo legal, pero soy integrante. Porque todo lo que es ambiental tiene dos caras: la calle, lo administrativo, en un ministerio, en el congreso; y lo legal. Y no hay que abandonar ninguno de los dos frentes.

-Totalmente, es uno solo, la lucha ahí se unifica, es una sola. ¡Te mandamos un abrazo!

-Nos vemos, ¡un abrazo!

 


La Semilla Rebelde

 

Un programa radial con etiqueta orgánica que Nadie podrá patentar.
Se emite todos los lunes de 18 a 19hs., por FM Una Radio Muchas Voces 98.1, de Capilla del Monte, Córdoba. Por internet: www.unaradio.org.ar
Conduce: Akénawak.

 

Ivoox


Volver a Prensa

 

¡Nos sumamos al Foro de Bienes Comunes y Soberanía!

 

En CABA, el miércoles 28 de noviembre, en el marco de la Semana de Acción Global contra el G20 y el FMI, y la Cumbre de los Pueblos, se desarrolló el Foro: “Bienes Comunes y Soberanía”, en la Facultad de Ciencias Sociales (UBA), organizado por la Multisectorial Antiextractivista, de la cual Conciencia Solidaria ONG, forma parte.

 

En el foro, destacamos la presencia de Marta Maffei y Elsa Bruzzone, en la primera mesa, “Contexto extractivista y militarización: saqueo, contaminación, represión, concentración económica y territorial, cambio climático”.

Asimismo, agradecemos la posibilidad de dar nuestra visión como disertantes, en la mesa de “Resistencias y Autodeterminación de los Pueblos”, junto a compañeros de distintas provincias argentinas y de Ecuador, que vienen enfrentando el saqueo de sus Bienes Comunes, en los territorios. La Lic. Mariela Silvestein, destacó la importancia del sabernos unidos en la lucha y seguir avanzando en las estrategias de la resistencia, construyendo poder alternativo, disidente, desde las distintas vulnerabilidades y potencias.

Para cerrar la jornada, la tercera mesa fue sobre “Alternativas Sistémicas”, y fue excelente contra con la disertación en ese sentido de compañeros de organizaciones de distintos países, como ATACC Francia. Quedó resonando la importancia de seguir construyendo alternativas, modos de relacionamiento entre los seres y con la naturaleza equilibrados y armónicos, soberanos, locales, de producción y de consumo, de energía y de alimentos, sanos y sin hipermercadismo ni extractivismo, sin megaminería, fracking, represas, energía nuclear, nanotecnología, transgénicos, agrotóxicos, ni deuda externa.

 


 

 Lic. Mariela Silvestein

Coordinadora de Prensa de la Regional Buenos Aires

+54 911 3265 5010

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


 

Compartimos el documento final, resultado de este Foro, que fue leído al día siguiente en la Plaza de los Congresos en la Carpas de la Cumbre de los Pueblos:

 

“Existe una ofensiva colonial, imperial, con una fuerte presencia de EE.UU en toda nuestra región, con la idea de  militarizar, apropiar y controlar bienes comunes y territorios: vemos la presencia de bases militares, estrategias de conflictos explícitos y no explícitos.

Se rompe la línea que divide defensa y seguridad. Vivimos un regreso a la doctrina de la seguridad nacional. Para las fuerzas armadas en toda América Latina, el enemigo vuelve a ser el propio pueblo. Nos llaman terroristas, disidentes. Nos criminalizan por dialogar y reflexionar críticamente. Nos tildan de peligrosos.

Es un contexto donde el extractivismo es política pública, autorizan actividades a empresas transnacionales para actuar en los territorios, mercantilizan todo.

Estamos enfrentando un conflicto a nivel mundial. Es la era del antropoceno, del capitaloceno.  Es la era del cambio climático y del calentamiento global. Es también la era del capitalismo intensivo, de la privatización total.  Este modelo busca avanzar sobre bosques, campos, territorios indígenas. Es la acumulación por desposesión, es la colonialidad, el patriarcado, el racismo, la xenofobia.

El contexto está atravesado por la narrativa del desarrollo, por los discursos que se aferran a un extractivismo que se supone nos va a beneficiar. También es parte del contexto la colonialidad, la aceptación del poder del dominador y la clausura de nuevos caminos.

25 años de tratados de libre comercio, tratados bilaterales de comercio y otros, dejan los DD.HH. en segundo plano, como un costo. Los Tribunales Arbitrales Internacionales protegen a las empresas, no a nosotres. La Alianza de America Latina sin TLC es un esfuerzo para reunir las experiencias de diversos países. Debemos detener la mentira de los tratados de libre comercio.

Apoyamos la lucha por el Tratado Vinculante de las Naciones Unidas sobre Transnacionales y Derechos Humanos, impulsado por la Campaña Global para reivindicar la Soberanía de los Pueblos, Desmantelar el Poder Corporativo y Poner Fin a la Impunidad.

Somos nosotres la esperanza, nos vamos a encargar de construir otro mundo posible.

Lo vivimos por ejemplo en la lucha contra Monsanto en Córdoba, donde las resistencias se alimentan de la ciencia, la técnica y el saber popular, esta experiencia permite entender que las acciones colectivas y de organizaciones también son parte de este contexto.

No se respetan los territorios de los mapuches, como en Los Toldos, nos fumigan y enferman. Las empresas de agroquímicos y los gobiernos intentan convencernos que no hay más otra forma de producir y consumir.

La agricultura intensiva necesita fertilizantes, aunque no resuelva para nada el reto del hambre en el mundo cómo lo quieren hacer creer los líderes del G20. En la región de Marruecos, y del Sahara Occidental, hay una gran fuente de fosfato que se usa como fertilizante para la soja y el maíz transgénico. Argentina importa la mayoría de su fosfato de EEUU que estuvo extraído en Marruecos. Entonces es un conflicto geopolítico que involucra a varios actores. Ahí no se aplica el derecho a la autodeterminación de los pueblos. Hay muchos saharauis que tuvieron que exiliarse pero la lucha sigue en los territorios.

Se necesita un trabajo de concientización contra la colonización europea y americana. Ellos acaparan las tierras y promueven los transgénicos.

En Punta Querandí, los mega emprendimientos inmobiliarios crean barrios privados sin tomar en cuenta el rechazo de la población. Elevan terrenos para la gente más rica, lo que genera inundaciones y contaminación.

En Puerto Madryn y en Andalgalá hace más de 20 años que los gobiernos de Chubut y Catamarca apoyan la megaminería, violando los derechos humanos. Las empresas llevan a cabo un ecocidio, gastando electricidad y cientos de millones de agua por año cuando la población carece de agua dulce. También las universidades están financiadas por estas empresas.

En la Amazonia del Ecuador el pueblo ha resistido a una de las empresas más contaminantes del mundo, Chevron Texaco. Estas empresas tienen sus inversiones garantizadas con el apoyo gubernamental.

Las empresas siempre buscan a sus intereses sin pensar en el bienestar de la población. En los centros urbanos, como Buenos Aires, la contaminación, la desigualdad, la mortalidad infantil, el aumento de enfermedades, la falta de agua potable bien como su privatización y la reducción de la esperanza de vida son una evidencia de que los privilegios de las corporaciones están por arriba de la necesidad de los pueblos, es una decisión política.

Por otro lado, el pueblo en lucha ha logrado prohibir actividades mineras a cielo abierto y el uso de químicos tóxicos, como en Córdoba. La asamblea El Algarrobo de Andalgalá, desde hace ocho años viene marchando contra los proyectos mineros. En Puerto Madryn se crearon asambleas y grandes movilizaciones. La comunidad de Punta Querandí ha organizado actividades que difunden la visión del ser humano como hermano de la naturaleza.

Los movimientos villeros en Buenos Aires tienen 70 años de historia. Teniendo en cuenta que el Estado no se hace cargo del problema del hambre y de la educación, estos movimientos crearon comedores y escuelas populares.

Tejiendo alianzas, se intenta de llevar acciones multidimensionales y multidisciplinarias. En Ecuador, la lucha contra Chevron es un ejemplo de resistencia transfronteriza y transgeneracional.

Sabemos que son muchos nuestros desafíos. Sin embargo, la invisibilidad de nuestras luchas en los medios hegemónicos, la criminalización y represión de militantes y comunidades también hace que avancemos en nuestras estrategias de resistencia y en nuestra construcción de salidas colectivas de este sistema que nos oprime.

La crisis es sistémica y por ello nuestras propuestas también son sistémicas. Estamos construyendo una respuesta con esta Cumbre de los Pueblos. Esta reunión del G-20 es marcada por una guerra económica entre China y Estados Unidos que tendrá consecuencias hacia nuestros bienes comunes. En este clima ideológico de la pos-verdad, sabemos que primero la luchas se dan en las calles y el electoral viene después, porque crece la política xenófoba y de austeridad con Trump, Bolsonaro y Netanyahu.

Frente al negacionismo climático y del efecto de la industria fósil en un contexto de crisis civilizatoria y del límite planetario y en donde los Estados Unidos quieren avanzar para saquear nuestros bienes comunes y reforzar el calentamiento global. Nos encontramos en la emergencia de cambiar la matriz energética hacia energías renovables y hacia otro tipo de democracia.

Para frenar la crisis, tenemos que luchar contra el sistema capitalista, racista, colonialista y heteropatriarcal que atenta contra la vida. La  justicia social, de genero,  económica y ambiental van de la mano. El cuerpo de las mujeres y cuerpos feminizados son comprendidos como recurso que puede ser apropiado. Buscamos la autonomía, rompiendo la lógica del rol social de reproductoras y cuidadoras. Sabemos que somos las más afectadas por las crisis, sobre todo les disidentes, negras y pobres. Las mujeres indígenas siguen proponiendo vida y recuperar el buen vivir, la unidad entre los pueblos y la reciprocidad de la naturaleza como un derecho para todes. Queremos un estado plurinacional.

La energía es la base del modelo de desarrollo y acumulación. Los megaproyectos, como la autorización del fracking en el yacimiento de Vaca Muerta, son una amenaza. Por ello, es estratégico hablar de soberanía, sobre todo frente a la concentración del consumo de energía. Queremos construir un proceso colectivo hacía la soberanía energética, donde el lugar de producción sea el lugar de consumo y en donde localmente se pueda decidir qué, cómo y para quienes producir energía. Sin embargo, sabemos que una alternativa sistémica sólo es posible quitando el poder a las grandes empresas que impiden la democracia real. En horizonte ecosocialista, sin fetichizar las luchas y buscando unidad y diversidad, queremos energías limpias sin pérdida de soberanía, planteamos la energía no como mercancía y sí como derecho.

El sistema agroindustrial está en crisis, generando hambre, enfermedades, producción que no alimenta a todes, aunque controlen el 65% de las tierras agropecuarias. Plantean falsas soluciones como  la agrotecnología de precisión, agrotóxicos, nanotecnología y transgénicos. Mientras tanto, asistimos a una creciente concentración de tierras y financierización de alimentos. Contra eso queremos soberanía alimentaria de la mano de la agroecología. Nuestras semillas son bienes comunes y deben estar en las manos de los pueblos. No son mercancía. El eje de la infraestructura del G-20 sigue planteando el crecimiento infinito y la realidad es que 1% más rico tiene más que el 99% de los recursos. Queremos agricultura familiar campesina e indígena, otro modelo que no sea hipermercadista con producción y consumo local. Sabemos que es posible porque ya lo estamos construyendo en los territorios.

El progresismo extractivista no nos representa, es necesario pensar una confluencia entre la izquierda y los movimientos sociales. America Latina tiene su rol proveedor de materia prima en la División Internacional del Trabajo y este es un  hilo colonial. No existe modernidad sin colonialismo. Las feministas hemos articulado nuestras posiciones de manera transversal y este es un modelo a seguir. La ecología política en América Latina permite independizarse.

Estamos comprometidos/as en la lucha de emancipación. Es nítido que estamos frente a una brutal ofensiva neoliberal en todo el mundo. Hay una etapa de crisis que se caracteriza por disputas en el interior de las clases dominantes, con la necesidad de avanzar sobre los derechos y la mercantilización de la vida en todos los niveles. Todos les presidentes en los últimos años han promovidos contrareformas laborales y medidas de austeridad.  Al mismo tiempo, hay resistencias.

Por ello, seguiremos internacionalizando las luchas y fortaleciendo las batallas de las mujeres contra la violencia de género. Seguiremos en la lucha contra FMI y austeridad, contra el patriarcado, contra el calentamiento global, contra el despojo y contra el fascismo neoliberal, entendiendo que descolonizar los saberes antecede las luchas y el acto colectivo.”

 


Volver a Prensa

Volver a Inicio

JZ Producciones - © 2015 CONCIENCIA SOLIDARIA